Nos sentimos muy ligados al reino animal y nos entristece que tantas aves estén en
peligro de extinción por culpa de actividades humanas y sentimos la necesidad de
intentar colaborar en su defensa. La fauna característica de nuestro país se
extingue, es hora de que hagamos algo al respecto.
Muchas de las aves rapaces que habitan en España encuentran su muerte al chocar
contra tendidos eléctricos y electrocutarse. Debemos mencionar también que esto
puede ocasionar incendios en zonas cercanas. Algunas de estas aves están
protegidas, como el águila perdicera; e incluso, algunas se encuentran en peligro
de extinción, como el águila imperial. Muchas de las aves que sufren una colisión
de este tipo no sobreviven. Son más de 33000 aves las que mueren a causa de los
tendidos eléctricos, según los datos obtenidos en un estudio del Ministerio de
Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Ofrecemos un servicio que ayudaría a las empresas eléctricas a corregir sus
tendidos eléctricos y proteger a aves amparadas por la ley, ya que estos casos
están penados con multas muy altas, que se incrementan si el ave en cuestión se
encuentra en peligro de extinción; por ejemplo, Iberdrola fue condenada a una
sanción de 142000 por la electrocución de un águila imperial. Estaríamos ayudando
a las aves y a las compañías eléctricas a ahorrar y a cumplir con la ley.